Jueves, 12 de Dic de 2019

Última actualización: 00:00

 
Publicado: 03/12/2019 a las 08:58 horas
Sección: Extremadura

Una negligencia médica del Servicio Extremeño de Salud hace que un niño de 11 años pierda la piel

RAQUEL DE LA ROSA - PLASENCIA

Una negligencia médica hace que un niño de 11 años de Plasencia estuviera a punto de perder la vida después de que la piel de todo su cuerpo se quemase y se le cayese.

Estuvo a punto de perder los ojos y le tuvieron que coser los párpados, incluso se le tuvo que proporcionar quimioterapia. Todo después de que un médico le suministrase una dosis cuatro veces superior de antiepiléptico.

No fue hasta que consiguió el traslado al Hospital de la Paz de Madrid cuando se hicieron eco del problema. Al joven le estaban suministrando unos medicamentos que no necesitaba. Cabe destacar que el pequeño venía tomando Lamictal desde 2018.

Poco a poco el joven fue mostrando síntomas como llagas en la legua y las encías, fiebre alta, caída de uñas, de piel. Ningún médico del Servicio Extremeño de Salud le dio importancia.

El pequeño acabo con el cuerpo necrosado y necesitó quimioterapia para resistir el brote. Finalmente tuvo fuerza para salir de adelante. Sobrevivió a una dosis de antiepiléptico cuatro veces superior a lo establecido que le había provocado el síndrome Stevens-Johnson.

Ante esta situación la madre del joven ha decidido recurrir a la vía judicial ante el silencio por parte del SES. 

en la Hemeroteca Google
Hemeroteca Álbunes de fotos
Buzón del Oyente

© Radio Interior. Información legal